Laurel de indias

El nombre del género, Ficus, es la voz latina del nombre romano de la higuera perteneciente también a este género, derivado al parecer del nombre griego sycon. Su nombre común de debe a sus hojas lustrosas y correosas que recuerdan a las del  laurel.

Nativo desde el sur y sureste de Asia hasta Australia.

Árbol de 25 m. de altura, de copa amplia y densa que produce una excelente sombra. Las hojas son pequeñas verdes, elípticas y no tienen ningún tipo de pelos. Sus frutos son unos diminutos higuitos que se agrupan en parejas. En los ejemplares de mayor edad de las ramas inferiores se pueden desarrollar raíces aéreas. Sus raíces son gruesas y fuertes por lo que no se recomienda su cultivo en zonas próximas a edificios o  conducciones de agua.

Crece rápidamente y se propaga por esquejes, siendo su uso únicamente ornamental. Utilizado en jardinería como árbol aislado y en plantaciones lineales con espacio para su desarrollo. Es poco exigente en suelos aunque prefiere los frescos y profundos. Teme al frío.

Es una especie bien adaptada al clima de Cádiz, donde crecen excelentes ejemplares en los jardines del Parque Genovés, Plaza de Mina, Alameda de Apodaca, Plaza de España, Paseo de Canalejas y Avda de San Severiano.