Jacaranda

Origen: Brasil, Paraguay y norte de Argentina.

El nombre del género deriva de la denominación original que se le daba a esta planta en Brasil. Introducido en España con motivo a la Exposición Iberoamericana de Sevilla, en 1929.

Árbol caducifolio, de rápido crecimiento, copa esférica.

De 6 a 10 m de altura y de 4 a 6 m de diámetro de copa. Puede sobrepasar los 25 m.

Las hojas caen a finales del invierno, opuestas, bipinnadas, de 15 a 30 cm. de largo, con 16 o más pares de divisiones que portan cada una de 12 a 24 pares de foliolos oblongos, de un centímetro de largo, de color verde grisáceo.

Las flores se reúnen en espigas y son azules o púrpura azulado de 5 cm. de largo, en racimos al extremo de las ramas hasta de 25 cm. de largo. Cubren todo el árbol. La floración se produce en primavera. Puede haber una segunda floración a principios de otoño.

Frutos en cápsulas leñosas planas marrón oscuro, las semillas son aladas a finales de otoño.

La madera se utiliza en ebanistería y carpintería.

Requiere clima suave, tolera heladas débiles y esporádicas, vive mejor en la cercanía de la costa, aunque a resguardo de vientos marinos fuertes.

Es resistente a la caliza y a la contaminación pero no a la sal, prefiere terrenos areno-arcillosos que mantengan la humedad. Florece abundantemente en exposición soleada.

Se propaga con facilidad por semillas.

Existen ejemplares en el Parque Genovés, Plaza de Mina, Paseo de Carlos III, Alameda Marqués de Comillas, C/ María Auxiliadora.