Palmito

El nombre de su género Chamaerops, proviene del griego chamai, pequeño, y rhops, arbustivo, por su pequeño porte. El nombre de la especie Humilis, del latín humilis-e, de poco crecimiento.

Palmera nativa del área Mediterránea. Puede considerarse como uno de los elementos más representativos de la vegetación mediterránea del suroeste de Europa.

Es una palmera dioica, o a veces hermafrodita, que en su hábitat natural suele tener varios troncos de porte achaparrado creciendo de 1 a 2 m. En cultivo pueden crecer hasta 3 ó 4 m. de altura y pueden existir ejemplares de un solo tronco. El tronco suele tener mayor anchura en su parte superior y es característico su recubrimiento fibroso de la base de las hojas viejas. Hojas de color verde o verde azulado son palmeadas, circulares, de 50 a 80 cm., dividida hasta más de la mitad en unos 30 segmentos rígidos con el extremo dividido. El pecíolo es muy espinoso  con espinas rectas de color amarillento de 2 a 3 cm. Las inflorescencias de 15 a 20 cm. de longitud, crecen entre las hojas. Fruto redondeado de color amarillo-rojizo, ligeramente carnoso.

Se multiplica por semillas. Es la única palmera que crece de forma espontánea en Europa.

La yema apical, “corazón” o «cogollo» de las plantas es tierno y comestible al igual que la espata floral cuando es joven.

Sus frutos, llamados vulgarmente dátiles de zorra o palmiches, se emplearon en medicina popular como astringente, y sus hojas, para la fabricación de escobas, cestas y esteras.

Tolera todo tipo de suelos, creciendo mejor en tierras con riegos abundantes. Resiste la sequía, los vientos incluso marinos, el pleno sol  y la media sombra y puede resistir temperaturas de hasta 10 grados bajo cero.

Existen en Cádiz ejemplares en el Parque Genovés, Plaza de España, Parque de los Cinco Continentes, Plaza de Santa Ana, Avda José León de Carranza.