Ombú o Bella Sombra

Su nombre proviene del guaraní y significa sombra o bulto. El del género deriva del griego phyton (planta), y de la voz latina laeca y del término indio laek (goma, laca), debido al poder colorante de los frutos. El específico dioica se refiere a la separación de las flores de cada sexo en pies diferentes.

Originario de la Pampa de Argentina y Uruguay, Brasil y Perú.

Tronco grueso ramificado desde el suelo, grandes y agresivas raíces visibles, copa amplia de 10 a 15 m. de altura. Madera esponjosa y blanda de características «herbáceas» acumula gran cantidad de agua, permitiéndole sobrevivir en lugares muy secos de la Pampa. Crecimiento rápido. La savia es tóxica y no es atacado por insectos. Hojas perennes, simples, de 20 cm., elípticas de color verde oscuro y claro el envés, alternas con el pecíolo corto. Flores en primavera, dioicas en racimos, blancas, las masculinas con 20-30 estambres. Perianto con 4-5 piezas. Las femeninas con 10-12 carpelos. Fruto carnoso y tóxico en bayas rojas, semillas negras, ovoides de 3 mm de largo. Se multiplica por semillas

Suelen vivir aislados aunque en Uruguay pueden existir formando bosques. Es una especie escasa.

Sirve de refugio y sombra para el descanso ante el calor y las crecidas de agua, su sombra mantiene la humedad del suelo y sirve de hito para situar distancias y territorios en la llanura de la Pampa.

La madera, si no está muy seca, no sirve para hacer leña ni para carpintería.

De los frutos y raíces se extraen tintes.

Es muy longevo aunque no se puede predecir la edad debido a la carencia de los anillos anuales de crecimiento.

Prefiere climas suaves y cálidos, solo tolera heladas esporádicas, resiste la salinidad del mar y suelos húmedos de cualquier naturaleza.

Existen ejemplares en el Parque Genovés, Alameda de Apodaca, Avenida de Andalucía, jardín de la Escuela Taller de la Calle Trille, Parque de los Cinco Continentes.