Ginkgo

El nombre original de este árbol en chino fue «albaricoque plateado» (yín xìng). La escritura de esta palabra fue introducida al japonés en el siglo XVII.

Originario de China, puede florecer en diferentes climas del mundo.

Árbol caducifolio de porte mediano, puede alcanzar 35 m de altura, con copa estrecha, algo piramidal y formada por uno o varios troncos. Sus ramas, generalmente rectas y empinadas, son gruesas y rígidas. Es una especie muy longeva, se han localizado algunos ejemplares con más de 2.500 años.

Las hojas de color verde claro y de entre 5-15 cm, son planas y en forma de abanico. Este árbol es un gimnosperma, lo que significa que sus semillas no poseen cáscara protectora.

El ginkgo moderno es un fósil vivo, con fósiles claramente emparentados a él que datan del Pérmico, hace 270 millones de años.

Desde hace siglos se ha utilizado por sus acciones terapeúticas, especialmente por la medicina tradicional china. De sus hojas se obtiene un extracto que posee flavonoides que al ingerirse aumentan la circulación sanguínea. Se han realizado estudios sobre su uso como coadyuvante en el tratamiento del mal de Alzheimer la demencia senil y el Parkinson.

Después de la bomba atómica de Hiroshima, fue uno de los pocos árboles que quedó en pie en las cercanías del epicentro, por lo que se lo conoce como portador de esperanza.

En Cádiz existen ejemplares de esta especie en la calle Mª Auxiliadora, Marqués de la Ensenada, Parque de los Cinco Continentes, Loreto, Plaza de Santa Ana.