Pino canario

Su nombre específico se debe a que es un endemismo de las Islas Canarias donde es considerado, según una Ley del Gobierno Canario, el Símbolo natural de la isla de la Palma.

Se encuentra formando masas boscosas en las islas de Tenerife, La Palma, Gran Canaria y El Hierro. En La Gomera se ha introducido artificialmente junto a otras especies de pino europeas.

Los pinares puros se localizan entre los 700 y 1.200 msnm

En Ceuta también se presenta una pequeña comunidad de este pino canario. Durante el Terciario estuvieron bastante extendidos por Europa, siendo el único pino de tres acículas que llegó al período Cuaternario, perduró hasta los finales del Neógeno, como han demostrado fósiles hallados en el Plioceno de Murcia y Alicante y el Mediodía de Francia (en Gard), regiones desde las cuales se supone que las aves transportaron sus semillas a Canarias.

Árbol de 25 a 30 m. llegando en Canarias hasta los 60 m. El tronco es recto y se agrieta en la madurez. Copa cónica formada por ramas en forma de candelabro. Hojas perennes aciculares de 20 a 30 cm. de largo en grupos de tres, caídas dando especto péndulo. Flores poco vistosas en Abril y Mayo. Cono de 12 a 18 cm. de color pardo rojiza que tardan dos años en madurar.

Es tolerante a muy diversos tipo de suelo siendo capaz  de desarrollarse en paredes de roca viva casi verticales;  poco exigente en la demanda de humedad, riego, y exposición al sol, prefiere las zonas soleadas y secas.

Es muy resistente al fuego siendo el único pino que rebrota, siendo muy útil en tareas de reforestación

Este pino produce dos tipos de madera, la madera blanca y la de tea de mayor calidad (pinos viejos).

Existen ejemplares en el Parque Genovés, Paseo de Canalejas Antigua plaza del Reloj y en el Parque de los Cinco Continentes.