Ciprés de Monterrey. Macrocarpa

Cupressus macrocarpa, el Ciprés de Monterrey, es una especie arbórea de la familia de las Cupresáceas, nativo de la Bahía de Monterrey en California (EE.UU.).

Cupressus, nombre latino del ciprés. Según algunos autores, deriva de Cyprus (Chipre), donde es nativo y crece silvestre. Macrocarpa, del latín macrocarpus-a-um, de fruto grande.

Árbol perennifolio de 25 a 30 m de altura, con tronco ensanchado en la base y a veces dividido en dos, ramaje ascendente formando un ángulo de 45º con el tronco y las ramitas bastante gruesos (de 1,5 a 2 mm de diámetro). La corteza, roja, es muy fisurada y forma placas de color marrón grisáceo.

Las hojas, muy pequeñas, son bastante gruesas, de color verde oscuro y en forma de escama, con el ápice obtuso. Cuando se frotan desprenden un aroma cítrico.

Los frutos son gálbulos, conos, de 25 a 35 mm de diámetro, de forma globosa y de color marrón rojizo cambiando a marrón grisáceo en la madurez, formados por 8 a 12 escamas. Se pueden mantener cerrados en el árbol diversos años y maduran bianualmente. Los conos contienen numerosas semillas de ala estrecha con minúsculas ampollas de resina en su superficie.

La madera es usada por artesanos y constructores de botes, además de por ebanistas e interioristas, por lo delicado de su coloración. También es útil como leña por su buena combustión.

Los viveros lo cultivan con finalidades ornamentales: algunas de las variedades son muy apreciadas por la coloración de las hojas, a veces de tonos dorados.