Naranjo amargo

Nativo del sureste asiático, aunque no se conoce en estado silvestre, y difundido su cultivo por los árabes en todo el litoral mediterráneo desde el siglo X. Se cree que su origen es híbrido entre Citrus maxima (toronja, cimboba) y Citrus reticulata (mandarino).

El nombre del género procede del latín Citrus-i, nombre clásico del cidro (Citrus medica). El epíteto específico procede del latín auratus-a-um= dorado, de color de oro, por el color de sus frutos, que deriva de aurum –i = oro, con el sufijo que indica parecido –atus-ata-um. Su nombre común alude a lo amargo del ácido de sus frutos.

Arbolito de 4-6 m de altura, de copa redondeada y ramillas glabras, verdes, inermes o más frecuentemente con espinas de 2,5-5 cm de largo, al menos en los nuevos brotes. Hojas unifoliadas, de ovaladas a elíptico-ovadas, de 6-14 x 4-10 cm, con la base cuneada o redondeada, el margen entero o ligeramente crenulado hacia el ápice y el ápice agudo o abruptamente acuminado. Son de textura gruesa, de color verde oscuro por el haz y algo más pálidas por el envés, con glándulas puntiformes en su superficie; nerviación muy fina, más visible en el envés. Pecíolo articulado con la lámina, de 2-4 cm de largo, con un ala amplia, ensanchada en la parte superior y estrechada en la base. Flores aromáticas

Procedente del sureste de Asia, fue introducido por los árabes en Europa, donde era utilizado en la obtención de esencias para perfumería y en medicina. Actualmente se sigue cultivando en algunos lugares por la esencia de sus flores y por sus frutos ácidos, que son utilizados en la fabricación de mermeladas y otros dulces. Es una especie que por su resistencia ha sido utilizada como patrón para injertar otros cítricos, como el limón, el naranjo dulce o la toronja. A menudo utilizada como arbolito de alineación en aceras estrechas por su copa reducida que puede recortarse con facilidad. En ocasiones es utilizado incluso formando setos. Se multiplica con facilidad por semillas.