Molino de Marea del Arrierillo o Santibáñez

Se trata de un molino de mareas del siglo XVIII que se encuentra en la Salina La Roqueta y limita a levante con la salina de Nuestra Señora de los Dolores. Este molino de tres piedras, planta en L con estanque de grandes dimensiones, compuertas aliviadoras y tres arcos con cubo para las ruedas motrices, está dispuesto perpendicular al caño de entrada de agua y fue construido en bloques de piedra ostionera. De él se conservan dos piedras de molino, una solera y otra corredera de piedra. En la actualidad, se encuentra en un estado de conservación muy deteriorado.

Cabe la posibilidad de la existencia de un tercer molino en esta zona. Así, en la Carta Náutica francesa de la Bahía de Cádiz, que figura en el atlas Francés “Neptuno” de 1762, se citan dos molinos: Uno llamado “Moulin de Sierra” y otro al oeste denominado: “Moulin de la Roquera”, que es el único que actualmente se conserva en la zona y que se ha identificado como el de Santibáñez citado en Madoz y Rosetty.

Fuente: Albinas del Atlántic.

Este molino de marea a sufrido distintos cambios de titularidad y, como consecuencia, cambios de su nombre a lo largo de toda su historia: Arrierillo, Larraque, de la Merced, hasta el actual Santibáñez, siendo el nombre que mayor duración tuvo el de La Roqueta.

Curiosamente, en 1810 este molino no solo fue usado para moler trigo, ya que también sirvió de fortín de defensa y, por ello, resulta característico de las ruinas de dicho molino la existencia de  estructuras de artillería, ya que se usó puntualmente para defender el desembarco realista contra los sublevados de Riego en 1820 y que, a finales del siglo XIX, don Juan de la Cruz Martín solicitó autorización para la construcción de un muelle embarcadero junto al mismo.